Montsant

La DO Montsant, historia y tradición

DO Montsant La DO Montsant es una tierra donde el paisaje y el vino han ido de la mano a lo largo de los siglos y donde incluso las viñas viejas. Una Historia que, con empuje y entusiasmo renovado, camina hacia el futuro.

La relación de este territorio con la viña y el vino viene de tan lejos como queda el Imperio Roma.

Pero, no fue hasta la Edad Media que se produjo la primera expansión de la viña a los pueblos y territorios que actualmente forman parte de la DO Montsant.

Fue durante la cristianización, de la mano de los monjes cartujos de Scala Dei, cuando el cultivo se convirtió indisociable de esta tierra. De hecho, la implantación de la Cartuja (1194) fue lo suficientemente importante para dar nombre a toda una comarca geográfica: Priorat, tierras del prior.

Territorio

A los pueblos que forman parte de la DO Montsant, la producción de vino ha sido una constante a lo largo de los siglos.

A finales del XIX, la plaga de la filoxera desencadenó una larga crisis en el sector que terminó propiciando la aparición de las primeras cooperativas. Eran principios del siglo XX, y su formación contribuyó a mantener el cultivo en la zona y evitar la despoblación. Entre estas cooperativas destacan las dos catedrales modernistas de Falset y Cornudella, ambas de 1919.

Paisaje

La orografía de la DO Montsant es variada. Los viñedos se encuentran entre los 50 metros sobre el nivel del mar, en las zonas más bajas, y los 700 metros, en las zonas más elevadas.

El territorio que se enmarca dentro de la DO Montsant está delimitado por un semicírculo de montañas que le confieren una forma singular. Por la parte norte queda delimitada por la sierra de Montsant, encargada de dar nombre a la DO, y La Llena. Al este, los límites los marcan la sierra de la Argentera, la Mola de Colldejou y la sierra de Llaberia, la zona más cercana al mar. En el lado opuesto encontramos las sierras de la Figuera y del Tormo, y al sur es donde el territorio se vuelve más abierto de cara al río Ebro. Allí se encaminan los ríos Siurana y Montsant, que junto a la riera de Capçanes, configuran las aguas que riegan el territorio.

Un paisaje bien explotado es sinónimo de trabajo bien hecho, de calidad y de sostenibilidad. Y precisamente estos son los valores que definen los vinos de la DO Montsant, donde el modelo agrícola sabe armonizar la tradición agraria mediterránea con la innovación y la creatividad para crear un proyecto de futuro.

Variedades de uva

Si bien la DO Montsant englobaba 28 bodegas cuando nació, ahora son más de 50 las bodegas que conviven.

Finalmente, de entre las variedades de uva autorizadas por la DO Montsant, destacan 4 que pueden ser consideradas históricas y predominantes. En primer lugar, las variedades blancas son Garnacha blanca y Macabeo . Y en el caso de las negras, la Garnacha tinta y la Cariñena , que representan más del 65% de los viñedos del Montsant.

Estas variedades históricas y autóctonas son las que se adaptan mejor al territorio y las que dotan de singularidad a la DO Montsant.

Mostrando los 7 resultados